Por Gabriela Vélez *

MANTA.- Viajar en taxi tiene lados interesantes: quieras o no, te vas enterando de los temas en boga y sus cuestiones curiosas.

Hace unos días la palabra temblor estaba en boca de la mayoría de vecinos y amigos y colegas.

Los dos taxistas que me llevaron a diferentes destinos contaron sus anécdotas: el primero comenzó con el viejo mito de que el clima está cambiando y que los temblores reactivan el miedo en las personas.

“Da temor que ese gusano pase por debajo de la casa”, me dijo y mi rostro extrañado le dio pauta para explicarme, con acento bien montuvio, que él y un compadre de él dicen que esos temblores son como si un gusano gigante anduviera bajo la tierra.

Enseguida pensé en la película Temblores, de Ron Underwood.

El conductor sólo se rió y añadió: “Hay que ponerle humor a esto porque si no, nos ponemos tensos”. Yo asentí.

El otro taxista, quien andaba con una sonrisa amplia, me contó sobre el dolor de cabeza que le ocasiona ver esas mallas naranjas cercando la zona donde están arreglando las calles.

Sin embargo, se alentó as sí mismo: “No hay mal que por bien no venga”.

Al paso mencionó que hacía mucho calor y que “ojalá no haya más temblores”.

Comenzó a reír y me pareció raro y fuera de lugar. “No crea que estoy loco, es que recordé a un pasajero que me contó que ahora él insulta a los temblores, como si fuera cosa del diablo”.

Yo no me aguanté y solté una risa estridente. Hablamos de las distintas reacciones que tenemos ante un temblor, según la hora y el lugar.

Yo le conté que mi hermana se levantó el domingo 3 de diciembre con el sismo de 6.5 grados y quería detener una de las paredes como si fuera una súper Saiyajin.

Luego del susto reíamos mucho. La pared no tenía ni intenciones de caerse.

Bajé del taxi pensando que definitivamente hay que agradecer por seguir con vida y que a los sustos se les debe poner una que otra buena sonrisa.

___________

*Gabriela Vélez, periodista manabita, tiene un máster en comunicación y es catedrática de la FACCO de Manta. Es miembro de loscronistas.net