Red Ética

El movimiento #MeToo, que comenzó en la industria cinematográfica a raíz de las denuncias de acoso sexual contra el productor Harvey Weinstein, se ha extendido rápidamente en el mundo entero y el gremio periodístico es uno de los sectores donde se han presentado sonados casos.

Incluso le dedicamos recientemente al tema del acoso sexual en las redacciones uno de nuestros tuitdebates, donde participaron decenas de periodistas de toda iberoamérica.

En Colombia el más reciente caso se presentó cuando la periodista Claudia Morales dio a conocer que fue violada por quien era su jefe hace años, hombre de quien prefirió no revelar su nombre pues se trata de alguien muy poderoso en el país.

Aunque ya hemos publicado hace años listas de consejos para mujeres periodistas que son acosadas por su trabajo, hemos realizado una nueva búsqueda de la que han salido recursos nuevos y valiosos, especialmente relacionados con el acoso por parte de jefes y colegas. Por ejemplo en Reino Unido existe ya una red de mujeres periodistas llamada The Second Source, la cual busca brindarles apoyo para que puedan denunciar y encontrar consejo oportunamente.

Para quienes quieran entender la magnitud del problema, les recomendamos leer el estudio publicado por la Fundación Internacional para Mujeres en los Medios, el cual ofrece abundantes cifras sobre por qué, cómo, dónde y por quiénes son acosadas las periodistas.

Vale la pena ver también el testimonio de Gretchen Carlson, quien trabajó durante décadas como presentadora de los canales Fox y CBS, y plasmó su experiencia como víctima de acoso sexual en el libro Be Fierce (Sé Feroz), el cual resume en una charla de TED que ha sido sumamente popular.

Finalmente acudimos al Centro Dart para Periodismo y Trauma, un grupo de investigación perteneciente a la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, el cual le ha dado seguimiento al tema durante el último año.

Nueve reconocidas mujeres periodistas fueron entrevistadas por el Centro Dart en el especial Let’s Talk para conocer sus experiencias y aprendizajes enfrentando el acoso sexual. Entre ellas se destacan Christiane Amanpour, de CNN; Marcela Gaviria, de Frontline; y Jina Moore, de The New York Times.

Los consejos extraídos de las entrevistas y otras fuentes adicionales han sido compilados por el Centro Dart en un artículo donde se abordan diferentes escenarios de acoso: por parte de las fuentes, cuando las periodistas son enviadas al extranjero, y cuando son sus propios compañeros o jefes los acosadores. Precisamente queremos destacar este último punto, pues ha sido el menos estudiado, pero donde más casos se han presentado con el movimiento #MeToo. Por eso traducimos los consejos a continuación:

Consejos si usted es acosada sexualmente por colegas o jefes

-Envíe un correo electrónico al acosador. Hágales saber que su conducta es ofensiva y describa por qué. Tal vez ellos no se dieron cuenta de que le hacían sentir incómoda. Pero si llegaron a hacerlo, es aconsejable hacérselos saber  en un correo electrónico en el que puede copiar a sus supervisores, lo cual podría llevarlos a concluir que su comportamiento no es adecuado.

– Mantenga un registro. Cada vez que su acosador haga un comentario o gesto inapropiado, anote la fecha, hora, ubicación, comportamiento o comentario específico y nombre de cualquier testigo. Incluso si no quiere exponerlo de inmediato, mantenga un diario en caso de que las cosas escalen, y el acosador tome represalias o cambie de opinión. Si lo confronta verbalmente, inclúyalo en su documentación. Si siente que su acosador le está maltratando después de que le pidió dejar de acosarla, documente eso también. Guarde los correos electrónicos, mensajes de texto, correos de voz, interacciones en las redes sociales u otras notas pertinentes.

– Documente si el acoso ha afectado su productividad. Si la situación se convierte en un problema legal, es posible que deba mostrar evidencia detallada de cambios en su desempeño laboral o productividad antes y después de que comenzó el acoso. Si le despiden por un motivo como “bajo rendimiento”, por ejemplo, será necesario demostrar que la calidad de su trabajo no sufrió como resultado del acoso y que despedirle es una forma de venganza por haber realizado la denuncia.

– Proteja su evidencia. Mantenga su documentación en un lugar que su empleador no pueda alcanzar. No lo guarde en su computadora de trabajo o en su escritorio de oficina: si le despiden, es posible que no pueda acceder a él. Tome capturas de pantalla de textos, interacciones en redes sociales y otros mensajes para que no los pierda si su teléfono se pierde.

– Preste atención a otras víctimas del acosador. Si presencia comentarios y comportamientos sexistas hacia otros, documéntelos, porque será más difícil para él o para la empresa despedir a más de un acusador.

– Conozca sus derechos. Lea las políticas de acoso sexual de su empresa y las leyes de su país sobre acoso sexual para comprender sus derechos y protecciones contra represalias.

– Cuéntele a sus superiores. Busque un supervisor en quien confíe y cuéntele sobre el comportamiento inapropiado, los pasos que ha seguido para abordarlo y cómo ese comportamiento ha afectado su capacidad para realizar su trabajo. Si no se siente cómodo yendo a su supervisor directo, busque otro colega senior.

– Póngase en contacto con Recursos Humanos. Preferiblemente por escrito. Sea específico basándose en la documentación que haya recopilado. Indique que ha leído la ley y la política de la compañía y que este comportamiento infringe esa política o la ley. Sea claro: diga que desea que el comportamiento se detenga inmediatamente para que pueda trabajar en un entorno seguro. Si lo informa verbalmente, haga un seguimiento con una carta en la que se reitere la información, comenzando con algo como: “Esto documenta nuestra conversación en la fecha X cuando denuncié el acoso sexual por parte de una persona”. Si acordaron verbalmente investigar y abordar este comportamiento, reitérelo en su carta.

– Prepárese para su reunión con Recursos Humanos. Cuando se reúna con Recursos Humanos, puede llevar consigo a un colega o supervisor de confianza. Escriba lo que el representante de Recursos Humanos le dice, no solo para sus registros. Querrá que sepan que está documentando activamente su respuesta. Hágales saber que espera que realicen una investigación completa. Pregúntele a Recursos Humanos cuáles serán sus próximos pasos. Si encuentra resistencia, advierta que si no está satisfecha, comenzará a buscar un abogado.

– Póngase en contacto con las autoridades. Si su empleador no interviene para detener el comportamiento del acosador, llame a la agencia encargada de hacer cumplir las leyes contra la discriminación. Dependiendo del país, estas entidades pueden proporcionar recursos y asistencia, incluso si decide no presentar una queja. Por lo general, si presenta una queja, debe hacerlo dentro de los 180 días siguientes a la fecha en que se presentó la actividad discriminatoria.

– Anticipe posibles consecuencias. Tenga en cuenta que, aunque las represalias contra los denunciantes son ilegales, todavía puede ser engañada o despedida bajo otro pretexto. Intente, en la medida de lo posible, anticipar lo que el acosador o la compañía podrían hacer para protegerse.