Por Juan Pablo Trámpuz*

Si mis cálculos no me fallan, hoy recibí el décimo rechazo como parte de mi proceso de formación como investigador.

Entre becas, artículos, resúmenes y ponencias los NO ya superan a los SÍ.

Algunos han sido más dolorosos que otros, como esa ocasión en la que esperé más de un año para que luego me dijeran que el texto no era acorde a la revista.

Sin embargo, al pasar lista sobre estos hechos, me doy cuenta de que más he aprendido de los NO que de los SÍ, y que si no hubiera intentado tantas veces, quizás, nunca hubiera escuchado un SÍ.

Por ello, no los veo como derrotas, son parte del camino cuando empezamos a recorrerlo.

Por cierto, un par de veces he podido hablar en algunos escenarios sobre los SÍ.

Algún día me gustaría hablar sobre esos NO, contar sobre la amargura, la soledad, la desilusión, las lágrimas, pero principalmente hablar sobre el volver a levantarse.

Al paso que voy, me estoy haciendo experto en fracasos, y eso me alegra tanto.

________

*Catedrático de periodismo de la Facultad de Comunicación y Periodismo de la Universidad Laica de Manta, Ecuador, y doctorante en España