Por Angélica Morales*

Bajo la tierra de todo está ella.

Helena,

con su túnica blanca y su pubis convertido

en cárcel de hombres ebrios.

Bajo el sol que muerde las horas

está su cabello rubio,

sus pequeños rizos cerca de la frente,

su nariz que aspira barcos y sandalias de estatua.

Bajo el clamor de una trompeta que anuncia

la destrucción de los símbolos

yace su ropa interior,

esas braguitas de encaje

que Paris se llevó a la boca

y después escupió por capítulos

sobre una playa que nadie recuerda.

Bajo los pliegues de una montaña

está su testarudez,

las ganas de abrir las piernas

y los columpios

y el sonido del mar

y una revista de moda que retrata

sus piernas de olvido azul,

su fragancia de muchacha dormida

en el silencio de los ángeles.

Bajo la tierra de un verso

o las barbas zurdas de Homero

descansa toda su anatomía en llamas,

el fulgor áspero de sus huesos,

aquella caligrafía curva,

el pezón de una flor metálica que servía

para darle de mamar a sus arañas.

__________

*Angélica Morales, escritora española, es colaboradora del staff de loscronistas.org

https://angelicamorales.wordpress.com

Ilustración de Martine Johanna©