Por Gabriel Pazmiño*

En Manta, una mujer se golpeó al caer a la calle cuando intentaba, con todas sus fuerzas, calmar a su esposo que no estaba consciente.

Si alguien la hubiese ayudado, probablemente no se habría lastimado.

Los testigos prefirieron no meterse en un escándalo donde, quizá, saldrían mal parados.

Pero sí hubo más de uno que sacó su celular para grabar videos y tomar fotografías a lo que en ese momento ocurría en una calle céntrica de Manta.

Luego, sin piedad alguna, subieron todo lo captado en las redes sociales.

Y así fue como destruyeron la dignidad de una mujer, de una esposa, de una madre, de una amiga, de una familia.

Todo a cambio de ganar likes en Facebook o con el afán visceral de hacerle daño a la pareja.

Me indigna que existan personas así: podridas por dentro y sin compasión por los demás.

¿Y si mañana fueras tú?

¿Te gustaría que te grabaran y hasta te hicieran memes de tu problema personal?

¡Nadie tiene derecho a eso!

Como tampoco nadie tiene la moral para juzgarla a ella y a su esposo.

___________

*Gabriel Pazmiño es periodista de Manavisión, La Marea y El Diario Manabita