Por Morita IO*

Cómo no recordar y celebrar que hace dos años empecé tomando mi primera clase de salsa.

En el momento en que sonó la música y marqué el paso básico supe que era lo que siempre quise hacer.

Al poco tiempo pasé a ser parte de un elenco y empecé a formarme más, a mejorar mi nivel profesional.

He tenido la bendición de pertenecer a la mejor escuela de baile, aprendiendo y formándome con los mejores maestros.

Gracias a mi pasión he podido pararme con firmeza y seguridad en un escenario y presentar un show.

O competir en torneos de danza y conseguir resultados en equipo.

Es una sensación maravillosa bailar esos pocos minutos tras varios meses de ensayos, moretones, lesiones, frustraciones, lágrimas, pocas horas de descanso, dejar amigos y familia, pero cuando el amor y la pasión te mueven todo vale la pena. Sí…

Celebro porque el baile me levantó, me dio fuerza e impulso para convertirme en una mejor versión de mí.

Me ha dado tantos momentos inexplicablemente increíbles, amigos y personas maravillosas que ahora forman parte de mi vida.

Me ha permitido ser más segura y entender que las limitaciones sólo se las pone una misma y que no debo decir no puedo, porque me he demostrado que sí, que puedo, y que aunque aún me falte mucho por crecer y aprender en este hermoso mundo del baile, cuando bailo gozo y disfruto cada melodía con intensidad y pasión.

__________

*Tomado de la página de Facebook de OI Morita IO