Por Angélica Morales* (A César Dávila Andrade) En la tarde tú, besando rosas de cemento y la tos ardiente de los árboles. En…