Por Rubén Darío Buitrón.   Dedicatoria: A los periodistas autosilenciados   1. EL RENCOR Mientras la señora Reina Inmaculada abría los ojos, todavía revolviéndose…