Por Sara Villa* Aquella mujer, sentada con las piernas muy juntas en la sala de espera del ginecólogo, consiguió que me llevase las…