POR  RUBÉN DARÍO BUITRÓN. El teléfono celular, sobre mi mesa de noche, sonó como si se destapara, a la antigua, una botella, con…