Por Alberto Bejarano* Tengo miedo de verme convertido en un paquidermo. De qué me serviría dejar de fumar y meterme a un gimnasio…