Por KARLA CRESPO. René Valenzuela habla casi siempre sin mirar a la persona que lo acompaña. Sus ojos marrones, huraños, protegidos por unos…