Por Byron Rodríguez Vásconez* Los soldados permanecían en silencio en sus trincheras con el piso de fango. Adustos. Tensos. Siempre con el dedo…