Por Rubén Darío Buitrón. ¿Recuerdas, madre, al hombre con el que dormías y hacías el amor?  ¿O, digámoslo mejor, al hombre que solía…