Por Wladimir Torres (Wlado)* La abuela estaba casi ciega pero como se conocía todos los espacios de la casa, se aventuraba a bailar…