Por Wladimir Torres* La señora Anita venía todos los domingos por las tardes. Pedía permiso, avanzaba hasta el fondo de la casa y…