Por Wladimir Torres (Wlado)*

La abuela estaba casi ciega pero como se conocía todos los espacios de la casa, se aventuraba a bailar una canción que la deleitaba.

“Alegre playita mía, porque eres mía te vuelvo a ver…”, cantaba y me abrazaba para que la acompañe en ese meneo de hombros y de ojos.

Con el tiempo supe que Julio Jaramillo la tenía en su repertorio.

Y con el tiempo también supe que la había escrito don Carlos Aurelio Rubira Infante para retratar una riña entre su compadre Bolívar Viera y su esposa, en el cantón Nobol.

Pese a que me agarró para siempre el gusto por las canciones de Julio Jaramillo, el Ruiseñor de América, siempre quise conocer al hombre que tanto había emocionado a mi abuela.

Ella decía que era la canción predilecta de su padre y hasta le había enseñado a bailarla.

Quizás por eso, la abuela solía ponerse muy sentimental cuando recordaba esos momentos de niña.

Con el tiempo creo que me pasó igual que a la abuela.

Esa canción me recuerda cantando y bailando con ella, sobre piso de tierra, en una pequeña casita en el Guasmo en mis años de niño.

Crecí con las ganas de querer conocer a Rubira hasta que, trabajando como reportero gráfico para Diario el Comercio, me asignaron la cobertura del nonagésimo cumpleaños del autor del pasacalle Playita mía.

Ahí cantó y marcó el compás de todas sus canciones.

“Ya deje de tomarme tantas fotos y venga a cantar”, bromeó varias veces y cantamos hasta pasada la medianoche.

Quise volver a verlo.

Y hasta me había hecho la idea de que podría haber sido el domingo 16 de septiembre, ya que en esta fecha el maestro cumpliría 97 años de edad.

Pero la vida es así. O, digámoslo mejor, la muerte es así. Viene y se lleva al que ella cree que ya le toca, sin rodeos, sin vacile.

El maestro Rubira se fue ayer, viernes 14, vestido con impecable traje beige y corbata marrón.

Se marchó tan alegre como aquella aguas de Nobol.

Se fue apretando un rosario de madera con sus gruesos dedos, abrazado por la bandera guayaquileña, perfumado de rosas blancas, cantado por sus amigos y  llorado para siempre.

___________

*Wlado, guayaquileño, pertenece al equipo de loscronistas.org Es un creador múltiple: escribe, hace fotografía artística y periodística, pinta, dibuja y es un maestro del diseño gráfico de periódicos y revistas.